• historiaspulp@gmail.com

Archivos de la etiquetas Ruddenskjrik

Una Noche Inolvidable, por Elmer Ruddenskjrik

Este es un relato corto que escribí pensando en participar en una iniciativa llamada “horror bizarro”. Llevaba algún tiempo con ganas de hacer un relato homenajeando a una de las películas emblemáticas y recurrentes de mi niñez, y esa iniciativa me empujó a escribirlo al fin, aunque el resultado no fue lo bastante bizarro como para ser incluido entre los cuentos recopilados.

Trilogía “Un compañero ejemplar”, por Elmer Ruddenskjrik – Audiorrelato y textos

“Un compañero ejemplar” es el resultado de mi intento de participar en el concurso de los “Malditositos” organizado por la Revista Aeternum. El primer relato de los que leeréis a continuación fue el primero que escribí, y el que consideré el mejor para participar. Los dos siguientes se me ocurrió hacerlos pensando en si podría superarme a mí mismo, y para completar tres historias ambientadas en épocas diferentes de la humanidad: pasado, futuro y presente. 

Reseña de El Señor De Los Anillos: Las Dos Torres, para Playstation 2 por Elmer Ruddenskjrik

No recuerdo el año, pero como este juego se lanzó en el año 2002,unos meses antes del estreno de la segunda película de la famosa trilogía en que se basaba, estimo que fue el mismo en que lo recibí como regalo  junto a la Playstation 2.

Pese a que mis padres lo hubieran adquirido por separado, habían acertado de pleno con la combinación de la nueva consola y la adaptación a videojuego de las películas de moda en aquel entonces. Como la mayoría de los amantes del cine de aventuras, imagino, La Comunidad Del Anillo me había impresionado con su ambientación y el buen gusto por la acción, y mis expectativas ante las nuevas entregas estaban muy altas. Lo que no podía esperar, a pesar de mi ilusión de estrenar nueva consola, era que un juego lanzado aprovechando el éxito de la franquicia pudiera resultar tan bueno.

Solo son leyendas, por Elmer Ruddenskjrik

Este relato lo hice para el mismo concurso de cuentos que “Tocando fondo”, consciente de que aquel primer relato no tenía el aire ni el estilo de cuento necesario para competir en condiciones.