• historiaspulp@gmail.com

Category ArchiveVideojuegos

ATRAPADA EN UN MUNDO VIRTUAL

DE JAVIER SERMANZ

¿ERES HÉROE O BESTIA?

Si tu vida en pareja ha perdido la salsa que debe tener; si tu relación se viene al traste y ves que, ella o él, ya no se ríe con tus absurdas bromas y gracias; te brindamos con este relato la oportunidad de salvar esa decadente relación. ¿Quieres saber cómo?

Lee este este relato, será mejor que ir a psicólogo, al terapeuta de pareja o al cura. Garantizamos que esta experiencia os unirá más que nunca… Descargas en PDF o EPUB. Mira que os lo ponemos facil, malditos.

Y ahora… ¡Que comience la virtual función!

Celebramos el 40 aniversario de la saga Alien con nuestra Revista Historias Pulp #2

Tras ver que la productora de la saga “Alien” ha dedicado a la celebración de dicho aniversario el lanzamiento de 6 cortometrajes en YouTube, y que, a pesar de su gran factura técnica, resultan bastante insustanciales y poco inspirados en general, creemos que es momento de reivindicar el lanzamiento que hicimos en 2018 de este recopilatorio de relatos seleccionados como resultado de nuestro Segundo Concurso Historias Pulp.

Reseña de Dying Light, por Elmer Ruddenskjrik

Este, seguramente, será para siempre el mejor videojuego ambientado en un mundo de zombis, al menos dentro del ámbito para un solo jugador. Al momento de esta reseña, los desarrolladores de Techland ya están preparando el lanzamiento de la segunda parte, a la cual se le puede echar un vistazo en su página web, pero, independientemente de cómo quede la secuela y los cambios que pueda aportar, Dying Light ya es una obra para el recuerdo, tanto como historia del género zombi por su desarrollo y ambientación, como videojuego en cuanto a mecánicas, durabilidad, jugabilidad y rejugabilidad (algo vital para distinguir un buen juego, creo yo).

Reseña de saga de juegos de Ghosts’n Goblins (alias, “El Calzones”, según María Larralde), por Elmer Ruddenskjrik

Conocí esta saga cuando apenas tenía conciencia de lo que eran los videojuegos, antes incluso de tener en casa la primera consola real, la Nintendo NES. Lo había visto relampagueando brevemente, a veces, en las máquinas de bares y cafeterías, en aquellas donde se echaba una moneda para jugar cierto tiempo a uno solo de los muchos juegos de 8 bits que había para elegir.