• historiaspulp@gmail.com

Archivo de la etiqueta libro

Extracto del capítulo 2 de “Marciano Reyes y la Cruzada de Venus”, por María Larralde, Elmer Ruddenskjrik, Rubén Mesías Cornejo y el ilustrador Israel Montalvo

Os traemos un nuevo extracto de “Marciano Reyes y la Cruzada de Venus”, la primera novela completamente original de la marca Historias Pulp. Una novela en la que participamos, voluntariosos como pocas veces, María Larralde, Elmer Ruddenskjrik, Rubén Mesías Cornejo y el ilustrador Isrel Montalvo. Esperamos que sepáis disfrutar de este pequeño segmento de las extrañas aventuras de este héroe involuntario o villano frustrado, según se mire, y que se os antoje leerlo completo, previo pago o suscripción a Kindle Unlimited en digital o encargando la versión impresa. Porque, como diría Satanás, “el tiempo de la cosecha ha llegado”.

Reseña de “La onomatopeya del ladrido y otros relatos pulp”, de J.C. Rosa

Reseña combinada por María Larralde y Elmer Ruddenskjrik

 

Si queréis pasar un rato entretenido dejad de leer a Márquez y entrad por la puerta grande del Pulp. Ahora ya no valen las excusas tipo “tengo que parecer un listillo”, ahora tenéis la oportunidad de pasarlo en grande con este arte, la escritura, porque si quisierais leer literatura para aprender, para ser más sabios de lo que ya sois, estaríais muy mal de la cabeza.

Vamos a decirlo de una vez: leer para pasarlo bien, leer para sentirse fascinado, leer para emocionarse, leer para pasar el rato, leer para que te cuenten un cuento, leer para dormirte, leer para no escuchar a tanto tonto, es leer a J.C. Rosa.

RESEÑA EL ÚLTIMO DESEO de Andrzej Sapkowski

Reseña por Elmer Ruddenskjrik

 

Este libro me llegó recomendado por un coleguilla (gracias Daniel) al que le encanta leer. Acerca de ello me dijo algo así como “¿conoces la saga de videojuegos The Witcher?”. En ese momento estaba a punto de ponerse a la venta el tercer juego, y había bastante expectación. Yo no había jugado aún ninguno y no sentía ese entusiasmo, pero de leer sobre el juego sabía que se había inspirado bastante fielmente en unas novelas. Supuse por tanto que la historia podría ser buena, entretenida como mínimo, pero este colega se apresuró a detallarme sus virtudes, con breves pero concisas palabras que me convencieron enseguida de que debía leerlo (aunque mi tiempo de leer es muy escaso desde hace unos años… sobre todo me leo a mí mismo).