• historiaspulp@gmail.com

Archivos de la etiquetas elangel pulois

Elangel Pulois: el detective y el monstruo, de Elmer Ruddenskjrik, gratuito por una semana

Continuamos con los ciclos de obras de Historias Pulp gratuitas por una semana. En esta ocasión, la primera gran novela de Elmer Ruddenskjrik, con ilustración de portada por Sadako Nightmare: una historia de acción, aventuras y ciencia ficción, que ahora podréis disfrutar en versión digital desde Lektu y Google Play, gratis durante una semana. Una historia de auténticos tintes pulp pero con una calidad que no es propia de dicho estilo de ediciones.

Breves Historias Pulp presenta: el ataque de Patopota (una aventura de Elangel Pulois)

Os presentamos el primer capítulo de las nuevas Breves Historias Pulp, una serie de producciones basadas en las novelas y relatos de los integrantes de Historias Pulp, María Larralde y Elmer Ruddenskjrik.

En esta ocasión, podréis disfrutar de una historias inspirada por los personajes de “Elangel Pulois: el detective y el monstruo“. En ella, los personajes principales de la novela original se enfrentan a un curioso villano animalesco, el procaz Patopota.

Elangel Pulois: el detective y el monstruo, por Elmer Ruddenskjrik – Extracto del primer capítulo

Mi nombre es Elangel Pulois, y estoy a punto de morir.

—¡Toma esto!

Pero no sin antes recibir una tremenda paliza. El puño de este cretino se estampa contra mi demasiado larga nariz, la pliega sobre sí misma y la hace estrujarse contra el resto de mi cara. Noto la carne de mi rostro vibrar, formándose pliegues en mis mejillas y barbilla que chocan entre ellos debido al impacto. Siento respirar líquido y lo escupo por la boca: sangre. Cae a borbotones de mi nariz retorcida formando burbujas con el aire espirado.

El Legado, relato de Elmer Ruddenskjrik

Este relato, que se encuentra recopilado en el libro “Los Malos Están Aquí”, es uno de los relacionados con el mundo de la novela “Elangel Pulois: el detective y el monstruo”.

Empecé a escribirlo como reflejo de un sueño terrorífico que tuve una noche, y aunque pensaba dejarlo como un pequeño relato de tres o cuatro páginas, de alguna forma una cosa llevó a la otra, y acabó convertido en uno de mis relatos más largos.