• historiaspulp@gmail.com

Reseña del Pensamiento de los sueños de Pedro Quintana por María Larralde

Reseña del Pensamiento de los sueños de Pedro Quintana por María Larralde

En esta ocasión queremos, desde Historias Pulp, acercaros a la novela El pensamiento de los sueños de Pedro Quintana a través de una humilde reseña. Esta es una novela alejada de los géneros de espada y brujería, el horror, lo bizarro, lo pulp, lo siniestro o el humor pero creemos que os va a encantar poder disfrutarla porque es una delicia para los sentidos.

Sobre el autor, Pedro Quintana, os podemos decir que es una asiduo colaborador de Historias Pulp. Nos deleitó con uno de los mejores relatos cortos que han pasado por nuestras manitas: La pastelería de Doña Amparo.

Pero antes nos brindó su novela El pensamiento de los sueños para que pudiéramos ponerla a vuestra libre disposición en nuestra web mediante descarga desde su sitio.

Pedro Quintana Moreno, autor nacido y que vive en Santa Cruz de Tenerife, participa activamente en el foro “Club de Letras Entre Amigos“.

Tiene escritos algunos relatos cortos,  la mayoría con un cierto toque fantástico, y uno de los cuales podéis leer a continuación en su perfil de facebook.

Y, sin más preámbulo, esperamos que disfrutéis con su novela y os incite a leerla nuestra reseña. ¡Que comience la función!

El Pensamiento de los Sueños de Pedro Quintana Moreno

Si vivieras en un mundo repleto de metáforas vivirías en El pensamiento de los sueños de Pedro Quintana. Si pudieras ver a los personajes de una novela a través de una nube onírica, estarías dentro del Pensamiento de los sueños. Porque el título de esta novela no es accesorio o tangencial, es una expresión de su esencia.

“Y aquí seguimos, al albur de que la tarde dé paso al crepúsculo: tú, en mi memoria; yo, perdida en la textura de los sueños.”

La atmósfera que vamos respirando mientras nos sumergimos en su mar de ideas y reflexiones, durante todo el recorrido de la trama o tramas, en la que personajes comunes están envueltos es, precisamente, un mundo onírico descrito con multitud de figuras literarias en las que nuestro narrador nos deleita con una prosa poética del más alto gusto estético.

Pero no solamente es la estética la que se abre paso a través de esta narrativa alegórica sino que, en esta novela, se nos cuentan historias realistas o historias posibles, historias muy humanas y mundanas, y además, se nos brindan reflexiones importantes que tienen que ver con la existencia del hombre, con su trascendencia, con su vulnerabilidad, con el amor y el odio, con las pasiones más bajas y las más excelsas, con la fantasía necesaria para la vida y con las ilusiones más fútiles, con el dolor y la tragedia, con la imposibilidad de sobrevivir… con la muerte, en definitiva, que nos susurra en el cogote que estamos muertos desde que nacimos.

Es esta una novela hecha de retazos de vidas, una construcción de pequeñas partes que van conformando todo un mundo personal, un universo interior compuesto por cada vivencia y cada emoción sentida por sus protagonistas. No hay una dirección lineal por lo que vamos dando saltos en el tiempo y entre personajes, cada momento es diferente, cada segundo pertenece a un tiempo distinto dentro de un lapso circunscrito en las vidas de los personajes. Pasado y presente van componiendo un mapa en el que cada personaje tiene un espacio hasta llegar a un futuro en el que se nos brinda una nueva reflexión. Por este motivo el lector tiene que andar muy atento ante cada una de las subtramas que se van incorporando a la historia central. Creo que esta novela debe leerse para sentir lo que los personajes viven y sienten, para disfrutar de su lectura lentamente, a sorbos cortos pero continuos, encontrando en cada trago reflexiones que van a tener que ver con la propia existencia del lector ya que es un cúmulo de propuestas o planteamientos filosóficos en los que los personajes son vehículos que van tejiendo con sus actos cada una de las ideas que se nos plantean.

La novela se inicia con una hermosa reflexión sobre la infancia, una época repleta de fantasía. Con la expresión de sentimiento de ausencia de una persona importante para la narradora. En este primer capítulo vamos a conocer a dos de sus principales personajes, dos mujeres: Marta y María, con vidas muy distintas pero amigas al fin y al cabo.

Progresivamente, van presentándose ante nosotros personajes envueltos en subtramas secundarias que aportan misterio, desazón, intriga, recuerdos y nostalgias pasadas. Hay secretos inconfesables, hombres misteriosos como Vitaliy Gólubev, un descendiente de linaje moldavo que suscita los más contradictorios sentimientos en el lector y los comportamientos más inesperados sobre otros personajes de la propia novela.

Vamos a encontrar amores correspondidos, amores imposibles, maltrato y abusos. Nos dará algunos golpes bajos con realidades crudas, nada dulcificadas, pero siempre envueltas en un precioso envoltorio poético. Los personajes más infames, malvados y odiosos, a los que les deseas lo peor, y los personajes más cándidos y simples, que contienen toda la inocencia del mundo en su interior. Hay muertos en vida, penitentes que nunca encuentran un descanso. Hay lugares que encierran misterios, bosques oscuros, casas que encierran secretos, ríos donde los jóvenes se acercan a su primer y único amor, personajes muy siniestros, demonios y seres espectrales que parecen delirantes ensoñaciones de almas en pena, y una bruja, hay una bruja.

En definitiva, todos los ingredientes ideales para alguien que ama la lectura, que le aporta ideas y que desea encontrar, en una novela, algo más que una distracción o pasatiempo.

La trama principal proviene de un trágico acontecimiento a raíz del que se van componiendo las demás situaciones existenciales de cada uno de los principales personajes. Otros argumentos van tejiéndose junto a sus principales actores en un conjunto intrigante y extraño. Hay varias escenas que me han parecido especiales tanto por la forma de estar descritas como por el contenido de lo que describen, ya que me han hecho sentir terror, repulsión e intriga, y han despertado mi interés por desvelar lo que había detrás de los extraños acontecimientos retratados. Causar la necesidad en el lector de querer saber qué ocurrió, qué va a ocurrir como consecuencia de tales hechos, es un arte difícil de lograr.

No esperen leer una novela de inicio a fin con alguna subtrama, esperen conocer a los personajes como lo harían en la vida real, es decir, en un encuentro casual. ¿Qué conoces de alguien al que te encuentras en diferentes momentos en tu vida? Solamente llegas a conocer aquel retazo pequeño que en ese momento te muestra, no sabes nada de su vida, de su pasado, de sus intenciones, de sus esperanzas, de sus ideas o pasiones. Así vamos incorporando progresivamente un puzzle cuyas piezas van encajando poco a poco. A retazo de historias y partes de personajes.

En ocasiones me he visto en la obligación de releer capítulos anteriores para retomar el hilo de cada tema, en realidad no son muchas subtramas las que se plantean, sino que al estar deshilvanadas por toda la novela, hasta que no avanzas un poco en ella, no comprendes su conexión. Si somos lectores distraídos podemos no recordar las circunstancias previas o las relaciones entre los personajes. Si no andamos atentos podemos perdernos y necesitar retroceder, por tanto, no es una novela pasatiempo. Recomiendo leerla de seguido, dejar la lectura de esta novela para días alternos, aislados o leerla a retazos puede hacer que acabe abandonada en la mesita por no enganchar al lector. Pero esto es una mera suposición mía que deberá ser contrastada con otros lectores de la misma.

El pensamiento de los sueños, es una novela para leer de corrido y con mucha atención. El gusto por la poesía ayuda a disfrutarla y el interés por las ideas del posible lector es un punto a favor. Creo que está pensada para transmitir ideas trascendentales y crear reflexiones en el lector, amén de disfrutar de su prolífica prosa lírica.

Sin contar nada pero siendo completamente sincera en mis apreciaciones, creo que es toda una propuesta filosófica del autor en forma de historia. Quizá me equivoque pero es una sensación que me envolvió como lectora desde el principio.

La novela se cierra en un círculo argumental entre el primer capítulo y el último, de forma que lo que se va desvelando durante todo el recorrido es una espiral de acontecimientos predestinados desde el inicio. Todos los personajes van a estar, de alguna manera, predestinados en sus acciones. Sin saberlo, sus vidas solo culminan al cumplirse un plan, un plan del que ninguno de ellos quiso voluntariamente formar parte.

No podría encuadrar en un solo género literario esta obra, ya que abarca aspectos trascendentales y espirituales que recorren todos los capítulos, sin embargo, en mayor o menor medida se tocan diversos géneros con momentos de horror, intrigas y suspense, dramas personales y un alto grado de escenas de trascendencia espiritual.

En definitiva, me ha parecido una novela muy intelectual, al punto que todos los personajes tienen un discurso altamente filosófico que en muchas ocasiones es  independiente de su situación social, de su personalidad o de sus circunstancias pero, a su vez, intenta mostrar la psicología de los personajes a través de actos mundanos e incluso, en ocasiones, actos atroces.

María y Marta, Alina, Melania, Hilaria, Isabel… son los nombres de los personajes fuertes femeninos, alrededor de los que giran los argumentos importantes de la novela.

Graciano, Fedor, Gólubev, Levi, Antonio, Juan y Alberto son los hombres que encarnan las mayores contradicciones y los actos mas crueles pero también reflejan, en algunos casos, el amor más visceralmente puro.

Aquellos lectores que se sumerjan en El pensamiento de los sueños de Pedro Quintana van a leer un novela deliciosa y placentera con partes rudas y abruptas, porque lo humano puede ser excelso pero también bestial.

María Larralde

Descarga en pdf

El pensamiento de los sueños, por Pedro Quintana Moreno

 

Total Page Visits: 2142 - Today Page Visits: 2
María Larralde