En Inglaterra, una de las primeras imitadoras de Walpole fue la escritora Ana Barbauld, quien en 1713 publicó un relato inconcluso titulado Sir Bertrand en donde con suma habilidad se tocan todas las cuerdas del verdadero terror.

Leer más