Según H. P. Lovecraft, en su estudio sobre El horror sobrenatural en la literatura, que tomamos como base para ofreceros a los autores que fueron conformando la novela gótica en sus inicios:

H. P. Lovecraft, El horror sobrenatural en la literatura

Ann Radcliffe (1764-1823), cuyas famosas novelas pusieron definitivamente de moda el terror y el suspenso, enriqueciendo la novela gótica con una soberbia sensibilidad para la creación de una atmósfera espectral y amenazante, pese a la discutible costumbre de arruinar sus fantasías con explicaciones racionalistas meticulosamente elaboradas.

La señora Radcliffe agrega a los elementos novelísticos ya familiares de sus predecesores una capacidad casi genial para infundir al paisaje y los incidentes con un sentido genuino de lo sobrenatural; cada elemento de la acción contribuía en sus relatos a suscitar el temor que Ana Radcliffe deseaba despertar. Merced a ciertos detalles tales como un reguero de sangre en las escaleras del castillo, un gemido en remotos subterráneos o un cántico misterioso en las profundidades de un bosque, logra esta autora evocar las más poderosas visiones de un horror inminente, escapando a las extravagantes elaboraciones de otros autores del género. Y las imágenes ofrecidas en sus novelas no perdían fuerza pese a las explicaciones finales. Esta escritora poseía una imaginación visual muy poderosa, que se manifiesta en toda su plenitud en las deliciosas pinceladas paisajísticas con una sensibilidad pictórica de lo más fascinante, nunca recargadas, del mismo modo que en las sugerencias macabras. Su debilidad principal, junto al mencionado desencanto final, estriba en su tendencia a la inexactitud de los elementos geográficos e históricos y en su fatal predilección por adornar sus novelas con unos insípidos poemitas, atribuidos a uno u otro de sus personajes.

Ann Radcliffe escribió seis novelas: The Castles of Athlin and Dunbayne (l789), A Sicilian Romance (1790), The Romance of the Forest (l792) Los misterios de Udolfo (l794), El italiano (l797) y Gastón de Blondeville, escrita en 1802, pero publicada póstumamente en l826. 

Entre ellas, Los misterios de Udolfo es la más famosa y podemos considerarla como la más característica de la primera época de la novela gótica. Cuenta la historia de Emilia, una joven francesa llevada a un castillo antiguo y portentoso en los Apeninos tras la muerte de sus padres y el casamiento de su tía con el dueño del castillo, el perverso aristócrata Montoni. Ruidos misteriosos, puertas que se abren solas, leyendas sombrías y el horror que se oculta en un escondrijo tras un velo negro, todo ello opera sofocantemente en los nervios de la heroína y de su fiel doncella, Anita; finalmente, tras la muerte de su tía, Emilia escapa del castillo con la ayuda de un compañero de cautiverio; durante el camino de regreso a su país, se detiene en un castillo embrujado de presencias inquietantes. Por último, la heroína recobra la seguridad y la felicidad junto a su amante Valancourt, después de haber esclarecido el misterio que durante tanto tiempo envolvía su nacimiento. Es, por supuesto, un argumento convencional, pero tan bien reelaborado que los Misterios de Udolfo será siempre un relato clásico. Los personajes de Radcliffe, como bien puede suponerse, son estereotipados, pero ese rasgo es menos notorio en su obra que en las de sus precursores. En cuanto a la creación de la atmósfera esta novela es muy superior a las demás.

Descarga de Los Misterios de Udolfo de Ann Radcliffe

Los Misterios de Udolfo, de Ann Radcliffe

Los misterios de Udolfo, de Ann Radcliffe(1764-1823).

Una de las primeras novelas góticas que, según H. P. Lovecraft, es la más característica de su época.

Ann Radcliffe en el Espejo Gótico, Blog de literatura gótica 

 

2979total visits,1visits today