Hace muchos años, cuando aún iba a perder el tiempo al instituto, una de las cosas que más alegría me daban en mi día a día era acostarme a por la noche y, a oscuras, escuchar los relatos que se interpretaban de forma increíble en «Historias», de la cadena Radio 3 de Radio Nacional de España.