• historiaspulp@gmail.com

Category ArchiveCríticas literarias

Reseña de “Mi ascenso, tu muerte”, novela de Miguel Ángel Rosique por Elmer Ruddenskjrik

Existen toda clase de personas tóxicas en el mundo. Sin que parezca siquiera que están ahí a ojos de la sociedad, van medrando en toda clase de ámbitos y facetas, según sus intereses, sin que parezca que nadie pueda hacer nada.

Autores Góticos: Ann Radcliffe, Los misterios de Udolfo

Según H. P. Lovecraft, en su estudio sobre El horror sobrenatural en la literatura, que tomamos como base para ofreceros a los autores que fueron conformando la novela gótica en sus inicios:

H. P. Lovecraft, El horror sobrenatural en la literatura

Ann Radcliffe (1764-1823), cuyas famosas novelas pusieron definitivamente de moda el terror y el suspenso, enriqueciendo la novela gótica con una soberbia sensibilidad para la creación de una atmósfera espectral y amenazante, pese a la discutible costumbre de arruinar sus fantasías con explicaciones racionalistas meticulosamente elaboradas.

LITERAL Poldark Mego y Tania Huerta

Párense un momento y escúchen, más bien, léan esta reseña sobre LITERAL. Gracias a nuestro amigo escritor Poldark Mego, hemos podído disfrutar de dos de los números de estas antologías creadas por  Autómata Editorial cuyo compendio está realizado por  Eduardo Felix Pucho Verdura que es, además, el editor.

En estos compendios de literatura se incluyen los relatos de diversos autores que nos muestran universos literarios múltiples, estilos antagónicos, criterios estéticos dispares y anhelos personales e íntimos muy diferentes. De entre todos ellos vamos a destacar los de nuestros amigos escritores Poldark mego y Tania Huerta.

Seres Sin Sombra, de Eliana Soza Martínez – Reseña por Elmer Ruddenskjrik

Lo que tienen en común estos cuentos,  y hace especial su recopilación, es que el horror no viene representado por los elementos externos, sobrenaturales o no, que acosan a sus protagonistas. Si bien en algunos de estos relatos se suceden hechos inquietantes por absurdos y extraños, e incluso horrorosos por violentos y grotescos, el verdadero terror es el de hacernos partícipes de los asfixiantes sentimientos de tristeza, impotencia, frustración y obsesión malsana que la autora arroja contra el lector, en algunos de ellos, con la fuerza de una catarata caudalosa y continua.