Título original:   Don’t Breathe    Año: 2016    Duración 88 min.   País Estados Unidos

Director Fede Álvarez (Posesión Infernal, Ataque de pánico o El cojonudo…)

Guión       Fede Álvarez, Rodo Sayagues

Música     Roque Baños

Reparto:  Jane LevyDylan MinnetteStephen LangDaniel ZovattoSergej OnopkoJane May GravesJon DonahueKatia BokorChristian ZagiaEmma BercoviciBrak LittleMichael Haase

Esto os cuenta Filmafinity:

Unos jóvenes ladrones creen haber encontrado la oportunidad de cometer el robo perfecto. Su objetivo será un ciego solitario, poseedor de millones de dólares ocultos. Pero tan pronto como entran en su casa serán conscientes de su error, pues se encontrarán atrapados y luchando por sobrevivir contra un psicópata con sus propios y temibles secretos. (FILMAFFINITY)

Esto os cuento yo:

Dame de hostias, please…

Así  titularía esta película más que decente en su argumento y guión, muy pasable en el desarrollo de la trama, innovadora en algunos aspectos como trhiler psicológico (que no de terror) y maravillosa tanto en planos y rodaje como en la espectacular interpretación de Stephen Lang (Avatar) que me dejó boquiabierta, flipando como nunca al ver dar de hostias a alguien “tan bien”, que hermosura. Y lo digo siendo muy poco afín a las pelis de peleas, golpetazos, guerras o artes marciales. No soy devota de ellas, aunque no es que les haga ascos. Dicho esto, porque si no lo digo reviento, la película es entretenidísima, introduciendo clichés sobre la gente joven desarraigada al modo “vamos a hacer los cafres porque necesitamos pasta” y se meten en casa de un señor mayor y ciego que “supuestamente” debería ser una víctima fácil. Pero el grupo de tres jóvenes (con sus vidas detrás, resumidas al inicio de la película de manera sencilla pero convincente, explicando su personalidad, sus proyectos vitales a corto plazo y las relaciones entre ellos), se encuentra con que ni el anciano es un vulgar viejecito indefenso, ni la casa es una vieja casa abandonada, ni ellos son tan hábiles como se pensaban para cometer el atraco de su vida. Comienza así la acción, las persecuciones, los golpes, las peleas, los descubrimientos inesperados y terribles, los intentos de fuga, los “sustos” y todo lo que da cuerpo a una gran historia de suspense y acción culminando toda esta parte de la película en un desenlace muy previsible pero aceptable e incluso deseable.

no-respires-foto-2Cada uno de los personajes está muy bien llevado por los actores, a destacar Jane Levy, en su más que convincente papel de joven mujer de familia desestructurada que mantiene una firmeza y enterezas que parecen provenir de las muchas decepciones, frustraciones y desengaños con su madre, una pérfida borracha ninfómana que jamás se hace cargo de sus hijas. Destacada actuación de “EL PERRO”, porque es uno de los principales puntos fuertes de la película junto con Lang protagonizando ambos escenas de espectaculares persecuciones y acosos a sus agresores-víctimas. El animal da verdadero miedo por su agresividad insaciable culminando en una escena que parece un hermoso guiño a Cujo. Y un aprobado general al resto de actores, sin excepción.

Me gustó mucho el juego de la oscuridad y las luces tanto dentro como fuera de la casa, los planos con perspectivas desde objetos o ángulos que permiten ver al espectador  los sucesos como si los estuvieras viviendo en primera persona,  como si se nos vinieran encima (al estilo de las pelis en 3D) Los colores de la película, ocres, anaranjados y como sepia en algunos momentos por una mortecina luz natural de atardecer, acompañan al sentimiento de desolación de los jóvenes, y la oscuridad que reina en el sótano dejando a los chavales tan ciegos como a Lang,  en un lugar laberíntico, repleto de obstáculos y desconocido,  representa una de las mejores escenas de la cinta colindando con el terror clásico.

Sin embargo, leyendo algunas reseñas por ahí puedo decir que para nada estoy de acuerdo con ellas, en lo de psicópata como calificación del personaje que representa el ciego y viejo Lang. Más bien es un militar con un sentido propio muy particular de la justicia, pero ni hay disfrute por dañar ni deseo de ello aunque el resultado sea, al final, el mismo que si de un despiadado psicópata se tratara. Y repito, lo mejor para mí de la película son los planos en donde se ve a Lang metiéndole hostias a todo el mundo, ¡ESPECTACULAR!

 

 

335total visits,4visits today