Edgar fue un  niño que siempre deseó alcanzar el cielo, en el sentido astronómico del término,  no sabía si como astronauta o como un simple observador  de esos que usan un telescopio y tienen los pies bien pegados a la tierra.

Sin embargo,   la tecnología de su época todavía no había sido capaz de  inventar un cohete dotado de la propulsión necesaria como para vencer la gravedad terrestre, aunque eso no significaba que el proyecto de fabricarlo  no existiera dentro de las mentes más preclaras del planeta.

Por eso, cuando creció se hizo  profesor y astrónomo aficionado, para de ese modo disfrutar del rutilante titilar de las estrellas dispersas por la eterna oscuridad del espacio, también le placía mucho estudiar la disposición de las constelaciones, identificar aquellas caprichosas configuraciones que llevaban nombres griegos o latinos como los planetas que acompañan a la Tierra en su eterno orbitar en torno al Sol.

Ahí estaban Mercurio, Venus, Marte, los astros que solían aparecer en el cielo cuando se daban las necesarias condiciones de visibilidad. Hasta hacía poco las había visto como esferas inofensivas, o mejor aún como vecinos indiferentes, a despecho del juicio de los astrólogos, para quienes esas esferas ejercen influencia en el diario  acontecer de la Tierra.

Pero había  quienes suponían que Venus o Marte pudieran estar habitados, y en el caso de Marte el astrónomo  Percival Lowell  esgrimía como prueba de vida inteligente la existencia de unos  extraños “canales” descubiertos por Schiaparelli que en apariencias recorrían las superficies desérticas de Marte cual una densa red de venas  destinaba a irrigar el sistema sanguíneo  de un ser viviente.

Por desgracia para nosotros, los terrestres, la polémica a favor o en contra de esta posibilidad terminó decantándose hacia el bando de los que creían en la existencia de los marcianos, pues las aquellas criaturas han llegado como un terrible prolegómeno del día del Juicio que según las mentes religiosas  acaecerá inexorablemente.

En primera instancia, Edgar y sus colegas,  vieron  unas prolongadas estelas blancas parecidas a las que despiden los cometas cuando se les ocurre darse una vuelta por la zona atmosférica de  nuestro planeta, después de todo eso jaleo  su identidad dejo de estar en entredicho cuando  empezaron a aproximarse a tierra firme conforme disminuía su fuerza cinética.

Cuando perdieron todo el impulso advertimos  que parecían grandes balas de obús; por supuesto nadie se atrevió a tocarlos pues todo lo que atraviesa la atmosfera a tal velocidad se encuentra  caliente al grado máximo debido al fenómeno de la fricción.

Con todo,  aquellos gigantescos proyectiles atravesaron el cielo a modo de meteoritos antes de incrustar sus ojivas puntiagudas en medio del césped  excavando profundo cráteres en el paisaje campestre, arruinando campos, carreteras e incluso una que otra casa, pues hubo alguno que se le ocurrió descender sobre el techo de una casa, destruyéndola en el acto haciendo que sus moradores huyeran despavoridos para no perecer aplastados.

El caso es que los proyectiles semienterrados se constituyeron en todo un espectáculo que alteró la rutina de la gente del pueblo, o por lo menos de aquellos que habían sido testigos del impacto. Las redacciones de los diarios enviaron a sus reporteros para informar, y los ociosos de turno se encargaron de propalar la noticia por los alrededores valiéndose de un bien montado correo de brujas.

Sin quererlo todos, la prensa y la gente de a pie,  habían aunado esfuerzos para congregar a mucha gente en torno a estos cráteres, con la idea de esperar que los proyectiles se abrieran por sus culotes  para así recrearse con el aspecto de los seres que de ahí emergerían, por tal motivo nadie llevaba armas de fuego pues no se les habían ocurrido que podrían necesitarlas.

Estaban ahí porque pensaban  que sería un espectáculo interesante e inaudito;   resultaba  lógico pensar que la morfología de los marcianos  no podía corresponderse por entero con  la humana, aunque tal vez conservaran la condición bípeda y la posición erguida, cosas que la mentalidad humana considera plenamente  afines con la naturaleza racional de una especie que fuera capaz de construir semejante obra de ingeniería mecánica.

El correo de brujas siguió congregando gente en torno a las orillas de los cráteres, los cuales estaban bastante espaciados a lo largo de la explanada,  aunque relativamente cerca, es decir no demasiado distantes uno del otro, entre ellos como si hubiera existido cierto método en el lanzamiento de las balas desde la boca de aquel  potentísimo cañón, seguramente enclavado en alguna desértica planicie marciana.

De pronto la placa metálica que recubría los culotes  de aquellos proyectiles principió a desprenderse con suma parsimonia, de modo automático y programado. Pudo ver todo eso gracias a un catalejo, pero la aparición de más gente le hacía correr el riesgo de perderse el momento clave.

Precisamente la demora generó mayor expectación, y la codicia de algunos despertó su imaginación y sus ganas de hacerse con un poco de efectivo, ofreciendo los sitios más cercanos a los cráteres para así convertirse en testigos de excepción de los primeros pasos de aquellos extraterrestres sobre el suelo terrícola.

Por fortuna era domingo, y tenía dinero en los bolsillos pues le habían entregado sus honorarios como profesor un día antes, por eso pudo pagar la cantidad que uno de aquellos vendedores le pedía  para estar más cerca del fenómeno en ciernes. De ese modo pudo atravesó la muchedumbre de gente que pugnaba por hacer lo mismo siguiendo al individuo que le había vendido su lugar.

Pero no pudo llegar, la muchedumbre ahora empujaba hacia atrás con un ímpetu terrible nacido del miedo, y tanto él como su guía se vieron obligados a retroceder ante aquel oleaje humano, por doquier se escuchaban gritos destemplados que indicaban claramente el grado de pánico que los embargaba. Edgar tenía ganas de preguntar qué estaba pasando, pero nadie le hacía caso, todos estaban ocupados en largarse de ahí lo más pronto que pudieran.

Sin embargo, Edgar seguía teniendo ganas de saber lo que estaba pasando, sin importar que su propósito estuviera en contra del viento que impulsaba a la multitud a retroceder. Con mucho esfuerzo y usando bastante los empujones y los puños, consiguió abrirse paso hacia la retaguardia, solo entonces comprendió porque la gente se había asustado tanto trocando su curiosidad en pavor.

No obstante, hubieron  quienes se quedaron ahí, quizá impelidos por el morbo que emanan las cosas extrañas e inauditas, y viendo las cosas bien que cosa puede ser más extraño e inaudito que algo procedente de otro mundo, o porque su trabajo era informar todo lo que pudiese resultar interesante para el editor de un periódico.

Y cuando Edgar, estaban por ahí husmeándolo todo, como el famoso detective cuyas proezas publicaba el  Strand Magazine, con libreta en mano y haciendo croquis y apuntes de todo lo sucedido.

El cilindro estaba abierto, su base se hallaba desprendida y del interior del mismo había surgido una criatura verdaderamente dantesca que parecía haber modelada por la imaginación de un dios loco: para empezar era el marciano era  bípedo, pero su estatura excedía unos dos metros más a la de un ser humano común y corriente, es decir que a efecto práctico  podía considerársele un gigante.

No obstante esto no era lo peor de todo, sino su aspecto externo, era un ser de color verdoso, con unos  ojos rojizos, como rubíes sangrientos,  dispuestos casi al borde la cara y por ende capaz de una visión periférica mucho  más eficaz que la nuestra, amén de unos filudos y grandes colmillos que le sobresalían de la boca de un modo semejante al de un elefante africano, pero lo más horrendo de su estampa no era esto, sino las seis extremidades que emergían de su cuerpo, dos más que las poseemos nosotros, los habitantes racionales del planeta Tierra; y aquel par extra de miembros se hallaba encajado precisamente donde un ser humano tiene dispuesta la cintura.

Sin duda aquella extraña configuración hacía pensar en el marciano como si fuera una criatura “insectoide”,  debido a esa proterva multlipicidad de miembros que exhibía  como si se sintiera orgulloso de aquella anormalidad que lo hacía diferente y horroroso para nuestra especie, aunque era muy factible que ni siquiera considerara esa posibilidad.

Y como para realzar un poco más el carácter ominoso de aquella verde y robusta figura era las  placas de la armadura que cubría buena parte de su tórax, el aspecto de aquella lámina que refulgió brevemente ante la caricia del sol, recordaba un poco la que llevaban los legionarios romanos cuando pusieron el pie sobre la isla de Britania hace diecinueve siglos, es más a la altura de la cintura portaba una vaina de cuya parte superior sobresalía la empuñadura de un instrumento cuya función podía ser la misma que la de un sable de caballería.

El marciano se movía lentamente, como si temiera romperse los huesos bajo el imperio de esta gravedad diferente ,  pero su mirada sangrienta iba más allá de la multitud que estaba huyendo, es más parecía no preocuparse de ellos en lo absoluto; y Edgar dedujo por su mirada que su atención estaba puesta en el cráter más próximo, y hacia él dirigió sus pasos ignorándolo por completo.

Aprovechando aquella indiferencia Edgar siguió al marciano impulsado por la curiosidad de saber qué pretendía hacer esa criatura extraña, ahora que sus pies hollaban el suelo de un mundo extraño para él. Con lentitud se fue acercando al borde del cráter, y acto seguido se puso un objeto alargado, levemente parecido a un silbato entre aquellos sus labios, y sopló una y otra vez.

De manera extraña, ningún sonido pareció escucharse, al menos los oídos de Edgar nada pudieron captar, aunque la cosa que estaba dentro del cilindro sí lo hizo, pues empezó a moverse con cierta inquietud, como si la pausa del obligado encierro se hubiera terminado a raíz de aquel sonido que el otro marciano era capaz de percibir con claridad, aunque no el oído humano, pero eso no importaba, la actitud del marciano indicaba que estaba a la expectativa de algo que podía compararse con la ansiedad que se siente cuando un camarada realmente entrañable está a punto de llegar.

Y eso era lo que esta criatura disforme, para los cánones de la Tierra, estaba aguardando  que sucediera cuando sus labios dejaron de soplar aquel objeto misterioso. De repente, la base del cilindro que estaba mirando salió despedido con suma violencia como  el  proyectil de una poderosa catapulta; el disco parecía silbar mientras cortaba el aire a su paso los ojos de los circunstantes siguieron el trayecto de aquella cosa que volaba a baja altura como una guadaña siniestra ansiosa de segar cuantos cuellos pudiera mientras le durase la energía que le permitiese moverse para  hacerlo.

Por fortuna nadie perdió la cabeza por efecto de aquella agresiva cosa alienígena que terminó incrustándose contra el tronco de un árbol sin hacer mayor daño a las criaturas semovientes, más bien la atención pronto se transfirió de aquella amenaza cancelada  hacia otra más proterva  y vital: los rugidos de una criatura de piel verde, ojos saltones y con la facha de un dragón de Komodo super desarrollado.

 La cara alargada de la bestia asomó por encima de la orilla del cráter provocando el espanto entre los curiosos que habían tenido el valor de tragarse su miedo para seguir la actividad del larguirucho marciano , la bestia miro a los terrestres que estaban cerca  con la curiosidad de un niño que observa sus juguetes más nuevos y tuviera la necesidad de darles un uso inmediato.

Edgar pensó que un animal tan grande sería incapaz de salir del agujero donde estaba metido por sus propios medios, a menos que sucediera algo maravilloso que le ayudara a salir del cráter y precisamente el prodigio se dio de la mano del marciano que había acelerado la salida de la bestia del interior del cilindro metálico, es más ninguno de los testigos  podría afirmar con exactitud qué cosa hizo para sacar al enorme animal del incomodo lugar donde estaba, pero también le pareció que el marciano era un adepto de la magia o el ilusionismo pues consiguió que la bestia se elevara por los aires como si fuera especie de cometa, anulando el efecto de la gravedad sobre aquel cuerpo pesado y monstruoso que pronto se posó sobre el suelo como si fuese la más ligera de las criaturas.

Y cuando eso ocurrió, el cuadrúpedo marciano azotó el suelo con su cola de tal modo que pareció que el césped fuera un antiguo  tambor  de guerra,  sacudiendo la tierra durante algunos segundos,  propiciando la consecuente secuela de terror entre quienes miraban lo que estaba pasando.

Pero cuando el temblor pasó, todos volvieron a ocupar las posiciones que tenían antes del jaleo.

La bestia estaba ahí, dispuesta para el galope, mirándonos con sus ojos de rubí y abriendo  tremendamente sus fauces de saurio como anunciándole al mundo que podía engullírselo  de un solo bocado.

El marciano larguirucho puso su pie sobre el estribo que colgaba a babor de la bestia y se montó sobre el lomo del saurio creando en Edgar de estar  la ilusión de estar contemplando una criatura mitológica,  un  auténtico centauro extraterrestre.

Hasta el momento, el marciano no había tomado en cuenta para nada al público que seguía sus acciones completamente alelado como si estuviera asistiendo a una de esas proyecciones de imágenes que los hermanos Lumiére organizaban al otro lado del Canal de la Mancha, en los teatros de la vecina Francia; y por ende no había motivo para sospechar que de buenas a primeras mudase de conducta, sobre todo cuando la gente que lo rodeaba no había hecho nada que pudiera considerar una agresión contra su persona.

Pero Edgar desconfiaba de que las cosas se mantuvieran siempre así, nadie en su sano juicio podía fiarse de un ser que tenía los ojos rojos, la piel verde y que para más inri portaba arreos de guerra encima del cuerpo, por lo tanto era de esperar que se valiese de alguna de sus trucos para convocar a sus congéneres que se encontraban más o menos dispersos a lo largo de la explanada.

En ese momento, el marciano hizo girar en redondo al saurio que montaba y cargó contra la gente que lo rodeaba una y otra vez, pero sin ánimo de atacarlos. Edgar comprendió que la criatura pretendía que los curiosos se fueran porque necesitaba desembarazar de estorbos el espacio que estaba a su alrededor.

Cuando consiguió que se todos se fueran, hizo caracolear a su montura como  para celebrarlo un poco, antes de pararse en seco y sacar un objeto rígido que parecía una especie de guante del  cual partían cinco tubos concéntricos y truncos  cuya disposición radial hacía pensar en una gaita. El marciano metió los dedos de su mano en cada uno de esos orificios produciendo un breve y masivo resplandor que llenó el espacio vacío.

Y por un instante pareció que el  sol pretendía cegar a Edgar y a todos los que ahí estaban, pues quedaron completamente deslumbrados por aquel resplandor que lentamente empezó a difuminarse como un sueño que se dispersa ante la irrupción del despertar que para esta ocasión era un escuadrón de jinetes tan iguales en aspecto y ferocidad al que había manipulado aquel extraño artefacto que sin duda traía consigo.

Al principio la hilera de jinetes aparecía tan compacta y ordenada como una formación de caballería dispuesta a lanzar una carga, sin embargo no lo hicieron, más bien  los jinetes empezaron a distanciarse abriendo un tremendo claro en su formación inicial, dividiendo al escuadrón en dos columnas exactamente iguales.

A continuación, la formación se disgregó en varias parejas de jinetes  que se congregaron  de manera ordenada a espaldas del marciano que los había convocado mediante aquel acto de aparente taumaturgia, luego cada uno de los miembros de la pareja extendió sus tres brazos laterales como si quisiera saludar a su par equidistante.

Pero no era un saludo lo que querían hacer, más bien de las manos de los jinetes que estaban a la derecha de la ubicación del solitario marciano que parecía estar coordinándolo  todo, comenzaron a expeler unos hilos, del mismo modo que los hacen los arácnidos terrestres, cuyos puertos naturales  eran  las tres manos alzadas del congénere situado en la columna opuesta.

¿   Qué cosa pretendían  hacer aquellos marcianos con esos desplazamientos tan peculiares? , se preguntó Edgar, y con él todos los que contemplaban aquella maniobra incomprensible para el entendimiento de las personas que  permanecían ahí,  cuyo número había aumentado al correrse la voz de que, según lo visto,  los marcianos no eran tan agresivos como indicaba su aspecto.

En eso el marciano orquesta, por llamarlo de algún modo, volvió a soplar el extraño silbato que le había servido para convocar a su montura, aunque en esta ocasión el efecto que suscitó aquel instrumento pareció exacerbar los ánimos de los saurios que montaban sus congéneres, a tal punto que empezaron a galopar hacia la gente que los observaba.

Y a la par que los saurios avanzaban, aquella tríada de hilos tensos y brillantes también lo hacía, poco a poco aquellos  jinetes monstruosos espolearon a los saurios para  exigirles  mayor velocidad a sus monturas, pronto quedó claro que se habían declarado en franca persecución de aquellos que antes les eran indiferentes.

Pero no solo  las perseguían, también tenían el poder de inmovilizarlas  para que los  hilos extendidos  entre aquellas columnas seccionaran limpiamente los cuerpos de quienes  tenían la desdicha de ser alcanzados.

Todo eso resulto inexplicable, hasta que una beata cacareó que esos hombres eran pecadores que así pagaban sus deudas con la divinidad, a falta de algo mejor en que creer  la mayoría dio por buena esta interpretación, mientras seguía huyendo.

Era de ver como la sangre principiaba a manar de su interior mientras aquellos hilos atravesaban la carne y los huesos con lentitud, aunque  sin  dificultad como si sus víctimas estuviesen hechas de una sustancia blanda como el queso o la mantequilla.

Era de oír la horrible zarabanda de gritos de pánico y dolor que emitían aquellos desdichados sometidos  a esa inaudita forma de mutilación y muerte  que  transformaba   a un ser humano en una cosa desbaratada, que se iba partiendo sobre la marcha  en tres mitades perfectas como los trozos de un filete dispuestos para que alguien pudiera comérselo.

Y realmente era así porque aquellos pedazos de carne recién cortada  eran el alimento de una criatura tan horrible como los jinetes que habían perpetrado estas mutilaciones, se trataba de un ser de aspecto vermiforme que hacia su aparición  galopando sobre sus diez poderosas patas, y cuyo hocico erizado de dientes había empezado a engullir con avidez esa ración de carne servida al aire libre, como en un inofensivo picnic.

Pronto toda la explanada se llenó de aquellos monstruosos decápodos que se disputaban entre sí los restos diseminados por aquí por allá, ignorando la tela y mordiendo el músculo;  había pedazos de abdomen, brazos, piernas, cuellos seccionados y cabezas, muchas cabezas dispuestas en las posiciones más estrambóticas, era  como si una perversa guillotina hubiera estado funcionando al máximo en aquella explanada bucólica, ideal para pasar el domingo fuera de casa.

La gente ahora huía, corriendo lo mejor que podía para escapar de aquellos cables. Los marcianos se habían dividido en grupos y seguían abocados a su nefasta tarea con mucho encono y entusiasmo frenético. Y poco a poco, otros emergían de sus cilindros,  ya montados y equipados para la misma tarea, mientras los decápodos seguían su estela como una sombra que sigue su dueño.

Mientras tanto, la gente no tan proclive   al pánico se dirigía  hacia  la oficina de telégrafos  del pueblo, para propalar la noticia, de tal modo que llegará a oídos del Royal Army, sin duda ellos estarían en condiciones de vengar a aquellos que habían sufrido la ignominia de ser devorados.

Sin embargo la mayoría creía que eso resultaba imposible, que esas criaturas eran los asesinos del Juicio Final, y que tenían demasiados pecados encima como para exponerse a su ira secular, pero Edgar, que también corría juntos a ellos, solo pensaba que los reporteros, alguno de los cuales habían sobrevivido a la feroz criba de los marcianos, tendrían un buen titular para vender sus periódicos el día de mañana, claro está si eran veloces y  conseguían sobrevivir a su propio miedo.

 

Fin

Rubén Mesías Cornejo

Chiclayo ( Perú) 12 de mayo de 2017

 

449total visits,2visits today